El grupo funky Pély Barna presentará en concierto el Jamón Mangalica de Monte Nevado

A lo largo del 2012 el grupo de moda Pély Barna celebrará conciertos y presentará el Jamón Mangalica en los locales de moda de Budapest.

Anuncios

Degustación en “La Bodega de Miguel” (Gijón)

El 01-12-11 se llevó a cabo la degustación de Jamón Mangalica en La Bodega de Miguel (Gijón).

Como siempre, el Mangalica sorprendió a los que no lo conocían y encantó a los fans.

Gracias a todos por la jornada y os dejamos unas fotos de la degustación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El chorizo, patrimonio gastronómico

El sector cárnico genera en Castilla y León, entre producción e industria, 3.628 millones de euros al año, el 13% de toda España 17.12.11 – 00:24 – ANA SANTIAGO | VALLADOLID.
En el Calendario Románico de San Isidoro, del siglo XII, ya aparece reflejado, en el mes de noviembre, el de la matanza o del sanmartino, la figura pintada de un hombre sujetando a un cerdo al que va a sacrificar.
El chorizo tiene un origen muy primitivo al ser uno de los grandes productos de la matanza del cerdo, mucho más que un proceso de elaboración de productos cárnicos, es una de las tradiciones gastronómicas, festivas, culturales y hasta religiosas con más tradición en las sociedades rurales. Las familias se reunían en torno a esta fiesta, los vecinos colaboraban y el pueblo se abastecía de una reserva de carne para todo el año. Jamones, chorizos, salchichón, costillares, morcilla, hígado… del cerdo, ya se sabe, todo.
Ya en la Odisea, del siglo IX antes de Jesucristo, Homero hace mención de la tripa rellena con sangre y grasa que puede asarse al fuego. La morcilla parece que fue el primer embutido y esta parece ser la referencia más antigua en este sentido. Los romanos eran muy aficionados a ellos y tenían numerosas variantes de salchichas. El botulus, una especie de morcilla cuyo nombre ha perdurado en la varienta del botillo berciano, se vendía por las calles.
El pimentón lo aportó América en el siglo XVI. Antes del Descubrimiento, en Europa los embutidos eran blanquecinos o negros (morcilla) si llevaban sangre. De hecho, hoy en algunas partes de España llaman chorizo criollo -o incluso argentino- a cualquier chorizo blanco. El auténtico criollo lleva condimentos no habituales en el chorizo tradicional español como el ají molido, pimienta negra, ajo hervido en vino, orégano y semillas de hinojo y se consume asado a la brasa o a la plancha o incluso cocido; pero nunca crudo porque está sin curar.
El pimentón aparece en la cocina española en Plasencia. El color de los chorizos leoneses o zamoranos lo pone Extremadura, de la Vera; el arte de medirlo y conjugarlo con el magro además del frío y el humo, en su caso, lo aporta Castilla y León. No hay provincia sin su chorizo y para gustos sus excelencias. Ahumado, en el norte de León; ibérico, el salmantino de Guijuelo; sobrio y personal, el de Zamora; con nombre propio, el de Cantimpalos; de envoltura blanca y a veces lleva hasta jamón, de Segovia… Calidad y sabor para productos protegidos en algunos casos, por la marca Tierra de Sabor. También otras zonas del país tienen interesantes ofertas como el de Potes, en Cantabria, que añade pimienta y tomillo y es ahumado o el conocido de Pamplona. El chorizo es patrimonio gastronómico español y, en particular, castellano y leonés. El sector cárnico genera en la región, entre producción e industria, 3.628 millones de euros al año.
Quevedo habla de negros chorizos en 1624 y, más tarde, el rey Carlos IV estando de cacería se encontró con el Tío Rico, el choricero del lugar que le ofreció un chorizo de sus alforjas. Al monarca le gustó mucho y lo nombró proveedor de la casa real. El tapiz ‘El choricero José Rico, de Candelario’ de Bayeu, cuñado de Goya, recoge el hecho.
Además de ser un manjar, acompañado de un buen pan y no peor vino, el chorizo mejora numerosos platos con su sabor y textura. Desde unos simples macarrones hasta una rica menestra de verduras; desde una sencilla tortilla a un guiso con patatas; entrecallado o a la sidra; en un buen cocido o en una gran fabada, el chorizo tiene mil lugares en el hogar.
En su primer viaje espacial, en 1998, el astronauta Pedro Duque se llevó en su equipaje una pieza de León. Es el chorizo que más lejos ha viajado.
Este embutido se elabora generalmente con el 80% de magro de cerdo y el 20% de tocino. Sal común, pimentón dulce o picante y ajo completan la receta. Embutido en tripa para ristra, es un alimento de elevado valor calórico por ser rico en grasa y tiene cantidades variables de proteína. El porcentaje en lípidos, que aumenta con el secado, es rico en triglicéridos y entre los ácidos grasos mayoritarios destacan algunos saturados, como el palmítico, y otros monoinsaturados, como el oleico que se ha relacionado con efectos positivos sobre la reducción de los niveles plasmáticos de colesterol.
El contenido en ácidos grasos poliinsaturados es bastante menor que los anteriores. La cantidad de hidratos de carbono es muy baja, mientras que sí es importante el aporte de elementos minerales, como sodio, potasio, fósforo, calcio, hierro, y vitaminas del grupo B, fundamentalmente niacina, tiamina y riboflavina.

“Nos han autorizado para la venta en Colombia, que hasta ahora no importaba jamón”

«En breve venderemos en Colombia»

19.12.11 – 01:06 – CRISTINA VEGA | CAMTIMPALOS.

Miguel Olmos (derecha) y Juan Vicente Olmos, con el premio de la Mancomunidad. :: CRISTINA VEGA

La localidad de Carbonero el Mayor está vinculada a la elaboración de embutidos y jamones desde hace más de cien años. En la actualidad son varias las industrias que se dedican a esta actividad, entre ellas Monte Nevado, una empresa de tradición familiar de más de cuatro generaciones que lleva los apellidos Olmos y Llorente, asociados a ilustres chacineros de Bernuy de Porreros y Carbonero el Mayor. Miguel Olmos comenzó el negocio de embutidos en Carbonero el Mayor junto a su suegro Irineo Llorente, y posteriormente, en 1975, lo dinamizó con nuevas ideas e inversiones para ampliar y modernizr las instalaciones. Pionero en el deshuesado del jamón, se inició en el envasado al vacío en lat, y transmitió a este producto una imagen de calidad que aún no tenía. En 1986 construyó una nueva planta, ya como Jamones Segovia S. A., que fue una de las primeras empresas españolas homologada para exportar a la Comunidad Económica Europea.
Hoy en día el negocio familiar, gestionada ya por sus hijos, ha apostado por ser una empresa dinámica y especialista en el jamón de la más alta calidad. Cuenta con 87 empleados y varias factorías dedicadas al secado y curación de jamón ibérico y serrano, en Carbonero el Mayor, La Rioja y el Guijuelo, y una empresa Hispano-Húngara, dedicada a la producción de paletas y jamones de cerdo raza Mangalica.
-Miguel, la tradición chacinera le viene de herencia, ¿cómo fueron sus inicios en Carbonero?
-Efectivamente, como bien dice, el origen lo encontramos en mi abuelo Juan Olmos, él inició a la familia en esta ocupación en Bernuy de Porreros. Yo comencé a trabajar con mi familia desde muy joven echando una mano a mi padre Vicente y a mi tío Eutiquio. Fue algo más tarde, en el año 1962, cuando me casé con Carmen, natural de Carbonero el Mayor ,y ya en el 1965 nos trasladamos a Carbonero y comencé a trabajar con mi suegro Ireneo Llorente. En aquel momento había solo dos empleados.
-¿Cuando decidió dedicarse exclusivamente a la industria del jamón?
-Al incorporarme a la fábrica de Carbonero, mi suegro se dedicaba a la fabricación de embutido, sin embargo yo veía más futuro en el jamón curado. Así fue como nos iniciamos en la fabricación y comercialización con marca propia. En aquel momento ningún fabricante de la zona pensaba en comercializar los productos llegando al consumidor final. Para conseguirlo, fue necesario crear una red comercial nombrando representantes por provincias y realizar autoventa.
-¿Se siente orgulloso como padre de ver crecer a sus hijos en el plano industrial con varias factorías dedicadas a la curación del jamón?
-Realmente considero que ese es mi mayor logro y la satisfacción más grande. Ver que mis hijos continúan con nuestra tradición me llena de orgullo.
-¿Cree que la experiencia que les ha trasmitido puede ser la clave de su éxito?
-Me gustaría pensar que con mi trabajo, esfuerzo y ejemplo haya podido contribuir a ello.
Premio
-¿Qué supone para usted recibir el premio de la Mancomunidad Segovia Centro?
-De entrada diré que ha sido un orgullo para toda nuestra familia. Además, por el significado del premio, y a través de este medio, me gustaría hacerlo extensivo a todos los empresarios y emprendedores que se encuentran dentro de la Mancomunidad Segovia Centro, ya que pienso que todos se lo merecen igualmente.
– Juan Vicente, Monte Nevado es una empresa puntera en exportación internacional de jamón, ¿les costó mucho abrirse camino?
-La verdad es que ha sido difícil pues se requieren instalaciones y procesos de calidad muy avanzados para poder obtener la autorización de la mayoría de los países. En 1986, cuando se autorizó la exportación de jamón a Europa, nosotros habíamos terminado una ampliación de nuestras instalaciones que nos permitió estar a la altura de las circunstancias, por lo que inmediatamente fuimos homologados. Además, exigió un cambio importante tanto en los conceptos comerciales como de presentación, etiquetado etcétera. Para los primeros pasos constituimos un consorcio de exportación con otros productos de calidad españoles para conseguir diluir y repartir los costes de las ferias y viajes comerciales necesarios para la introducción de nuestro producto. La verdad es que los primeros años los gastos los teníamos asegurados pero los ingresos tardaron en consolidarse.
-Como empresario de éxito en la exportación de jamón, ¿cuál cree que son sus bondades gustativas para que tenga tanta aceptación en Estados Unidos?
-La aceptación del jamón serrano en Estados Unidos es aún muy baja y varía mucho según las zonas. Sus hábitos gastronómicos son bastante distintos a los de Europa y por ello hay que buscar áreas con poblaciones más cosmopolitas o con población de origen español para conseguir mayor penetración. La ventaja es que es un mercado tan grande y con un poder de compra tan alto que aunque el porcentaje de posibles consumidores sea bajo, permite que el consumo total sea importante, especialmente cuando solo se reparte entre las cinco empresas autorizadas de las casi 2.000 que hay en España. Como pasó con Europa hay que dedicar un esfuerzo y varios años para conseguir que el mercado vaya incorporando el producto a su consumo habitual.
-¿Están trabajando en algún nuevo proyecto en la actualidad?
-Estamos desarrollando estrategias de formación y promoción en los puntos de venta de nuestros clientes con el fin de ayudarles a vender el producto con toda su cultura, explicando el corte correcto, las diferencias entre unos tipos y otros, realizando degustaciones y cualquier acto que nos permita comunicar con el consumidor. Trabajamos con la Escuela Internacional de Cocina ‘Fernando Pérez’ de Valladolid, con visitas periódicas a nuestras plantas de grupos de cocineros americanos con el propósito de que conozcan el producto y toda su cultura para poder incorporarlo a sus platos con la confianza necesaria. Recientemente hemos sido autorizados para un nuevo mercado para Colombia, que hasta ahora no autorizaba la importación del jamón serrano, por lo que esperamos que en breve se materialice en ventas en dicho país. Tenemos tres proyectos de investigación en marcha con CDTI y ADE y diversas inversiones previstas para mejora de eficiencia energética.
-¿Qué número de empleados mantienen en plantilla?
-Actualmente 87 empleados.

Jamones Segovia, “Premio Empresa” de la Mancomunidad Segovia Centro

Lourdes Matarranz – Carbonero
  Autoridades y miembros del jurado rodean al representante de la empresa. / L. Martín.
La Mancomunidad Segovia Centro entregó el martes el “Premio Empresa” a Jamones Segovia S.A., de Carbonero el Mayor, en un acto celebrado en el salón de actos del Ayuntamiento de Carbonero.
La alcaldesa y presidenta de la Mancomunidad Segovia Centro, María Ángeles García Herrero, dio la bienvenida al acto, agradeciendo la presencia de los alcaldes de la Mancomunidad y la colaboración de los miembros del jurado.
García Herrero destacó que uno de los principales objetivos de la Mancomunidad es promover el desarrollo económico de los municipios que la integran, siendo su “Agencia de Empleo y Desarrollo Local” el medio de canalización de las iniciativas que se llevan a cabo.
Desde cada Ayuntamiento se propusieron tres empresas como candidatas al premio, y fue después el jurado quien valoró diferentes aspectos de los candidatos (la permanencia en el mercado; la edad del promotor o promotores; el número de puestos de trabajo fijos creados y su evolución en los últimos tres años; los puestos de trabajo destinados a mujeres jóvenes; universitarios de la Mancomunidad y/o en riesgo de exclusión, la aplicación de las nuevas tecnologías…).
Jamones Segovia S.A. es una empresa con una larga historia, puesto que lleva más de 100 años dedicada a la elaboración del jamón curado y sus diferentes productos. Es la empresa a la que se debe que el cerdo Mangalica esté fuera de peligro de extinción, ya que se ha convertido en la única del mundo que mantiene su crianza y su garantía de pureza. Su trayectoria empresarial es todo un ejemplo de afán de superación. Cuenta con una plantilla de 88 trabajadores en Carbonero el Mayor. Además, tiene gran prestigio fuera de España, pues está presentes con sus productos en 30 países de todo el mundo, con filiales en Canadá, Estados Unidos y Hungría. Recogió el galardón Juan Vicente Olmos Llorente, de Jamones Segovia S.A., una escultura en bronce.

Un siglo de excelente jamón

Segovia centro entrega su galardón empresarial a Monte Nevado, con una plantilla de 90 trabajadores y una clara vocación exportadora 15.12.11 – 00:39 – CRISTINA VEGA |  CARBONERO.

El empresario ganador, con el trofeo en la mano, acompañado por alcaldes y representantes de la Fes y la Cámara. :: CRISTINA VEGA

La Mancomunidad Segovia Centro convoca cada dos años un premio empresarial, con el fin de impulsar el desarrollo económico de los municipios que la integran. Su Agencia de Empleo y Desarrollo Local es el medio de canalización de las iniciativas que se llevan a cabo. Este premio está destinado al reconocimiento de una empresa ubicada en uno de los ocho pueblos que forman la Mancomunidad -Aldea Real, Bernardos, Cantimpalos, Carbonero el Mayor, Escarabajosa de Cabezas, Mozoncillo, o en Navalmanzano y Tabanera la Luenga-, y que hayan contribuido con su trabajo al desarrollo económico de la zona.
De acuerdo con las bases del certamen, cada una de las ocho Corporaciones municipales ha propuesto tres empresas candidatas al premio. De cada una de ellas se ha elaborado una ficha, que ha sido facilitada a los miembros del jurado, para su valoración, en la que se han tenido en cuenta aspectos tan importantes de la vida económica de las empresas como la permanencia en el mercado, la edad del promotor o promotores, el número de puestos de trabajos fijos, los puestos destinados a mujeres y jóvenes de la Mancomunidad, la aplicación de las muevas tecnologías, etcétera. Tras la deliberación, y por unanimidad, este año se decidió conceder el premio a la empresa Monte Nevado de Carbonero el Mayor. La empresa tiene una larga trayectoria, pues lleva más de 100 años dedicada a la elaboración del jamón. Es una de las empresas con mayor tasa de cobertura a la exportación y a la que se debe que el cerdo Mangalica no esté en peligro de extinción, pues es la única en el mundo que mantiene su crianza y garantiza su pureza.
En la actualidad, cuenta con una plantilla de cerca de 90 trabajadores y la regentan los hijos de Miguel Olmos Romano, que han sabido combinar la tradición heredada de su padre con las nuevas tecnologías.
El salón de plenos de Carbonero el Mayor acogió el martes la entrega del galardón. En la presentación, la alcaldesa de Carbonero y la presidenta de la mancomunidad, María Ángeles García, agradecieron la presencia de los alcaldes de los municipios mancomunados, así como la del presidente y secretario general de la Cámara de Comercio de Segovia y de miembros de la Federación Empresarial, entre otros. Seguidamente pasó la palabra al presidente de la Cámara de Comercio Carlos Tejedor, que tras felicitar a la empresa galardonada, hablo de los proyectos en los que viene trabajando la Cámara en los últimos meses, en los que se da prioridad al desarrollo empresarial segoviano.
El premio lo recogió Juan Vicente Olmos, hijo de Miguel Olmos Romano, que agradeció a la Mancomunidad este tipo de convocatorias empresariales.

Entrega del IV Premio “Empresa” de la Mancomunidad Segovia Centro

Ayer martes 13 de diciembre de 2011 la Mancomunidad Segovia Centro por manos de su Presidenta y Alcaldesa de Carbonero el Mayor Mª Ángeles García Herrero, hizo entrega del Premio “Empresa” en su cuarta convocatoria a nuestro Director Gral. D. Juan Vicente Olmos Llorente.

De nuevo, la Dirección de la Empresa quiere agradecer el esfuerzo prestado por todos los empleados y colaboradores para la obtención de dicho galardón.

 

COMUNICACIÓN

GRUPO MONTE NEVADO

Jamones Segovia, S.A.

JORNADA DE INTERNACIONALIZACIÓN DE BANKIA

Monte Nevado participa en la Jornada oreganizada por BANKIA, de la mano de su Director General D. Juan Vicente Olmos Llorente.

Un negocio distinto cada lustro

14.12.11 – 00:15 – JULIO G. CALZADA | VALLADOLID.

De izda. a dcha. Juan Vicente Olmos, Juan Pascual, José Rolando Álvarez, Julio González, Luis Carlos Moro y Vicente Garrido Capa en la mesa coloquio sobre experiencias de venta. :: ANTONIO QUINTERO

«Lo que sirvió en el pasado no tendrá la misma utilidad en el futuro, así que habrá que reinventar la empresa cada cinco años», sentenció ayer el presidente de Grupo Norte y de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, José Rolando Álvarez Valbuena. «Lo más trascendente no es el cambio, si no la velocidad a la que se produce. Hoy es imposible mantener una ventaja competitiva más de cinco meses si no innovas» agregó el representante de una de las compañías que supera el bache de una crisis que para ella empezó en pleno 2007 «cuando muchas industrias trabajaban al máximo, pero no tenían pedidos para el futuro», recordó Álvarez durante su intervención en la mesa coloquio que cerró la jornada sobre internacionalización organizada en Valladolid por Bankia y El Nuevo Lunes.
José Rolando Álvarez desgranó en la mesa titulada ‘Cómo, cuándo y dónde vender en tiempos difíciles’ algunas de las claves de Grupo Norte para mantenerse en los 11.500 trabajadores. «Reunimos a los 21 bancos con los que teníamos créditos, les presentamos un plan y cada trimestre les explicábamos nuestro presupuesto. Así no hemos perdido financiación. Hemos transmitido confianza. Hoy, hay que trabajar con transparencia hacia los bancos, hacia los clientes y hacia los trabajadores», agregó.
La transmisión de confianza fue el hilo seguido por el presidente de Grupo Matarromera, Luis Carlos Moro, quien planteó otras claves como la innovación, la austeridad y la búsqueda de mercados como el de Estados Unidos, el de China o el de Filipinas «sin olvidar que el primer sitio donde podemos vender nuestros productos, como el vino sin alcohol, es España», precisó.
Más competitivas
Vicente Garrido Capa, presidente de Lingotes Especiales llevó hasta la mesa un concepto más, el de la competitividad, que debe perseguirse siempre, más allá de la mejora de la productividad.
Juan Pascual Sansano, consejero delegado del grupo El Árbol ofreció o el punto de vista de una compañía con un crecimiento sostenido. Apuntó que «esta crisis no se estudia en la universidad y no hay recetas mágicas», pero agregó que ayuda el conocimiento del negocio y el del cliente «y que todos los empleados vean que estamos en crisis y se impliquen», añadió.
Juan Vicente Olmos, presidente de Grupo Monte Nevado, expuso por último que también colabora en la apuesta la capacidad para diferenciar el producto, como sus jamones curados en Segovia.