Peculiar en su especie

La peña gastronómica Los Tupamaros degusta ‘mangalica’ en Gijón.
03.06.12 – 03:37 – CARMEN DEL SOTO |
Sólo llevan un año reuniéndose mPeculiar en su especieensualmente para gozar de la buena cocina y los simpatizantes de la peña Los Tupamaros atesoran ya un anecdotario del que, a buen seguro, pasará a formar parte su cita en La Más Barata, en Gijón, con motivo de las jornadas del arroz y el jamón mangalica.

La denominación corresponde a un peculiar ejemplar de la especie porcina caracterizado por el ‘abrigo’ de abundante lana rizada que lo cubre y que, encontrándose en peligro de extinción en la estepa húngara, ha sido recuperado por una empresa española. De las cualidades de su carne y de las posibilidades de su maridaje pueden opinar los comensales que dieron buena cuenta del menú degustación propuesto por Emilio Cuesta. Entre ellos, Enrique Vázquez, presidente y tesorero de la peña; los lagareros Luis ‘Herminio’ y Adolfo ‘Acebal’; Marcelino Álvarez, promotor de Montecerrao; el pelotari Alberto Ancizu; Laudino Arboleya, jubilado de Hidroeléctrica, al igual que José Fernández, de la banca; el avilesino Carlos Suárez, de Construcciones Metálicas Logrezana; Abelardo Cueto, Juan Caso y Kike García Fueyo, de Ornalux; Quilo García, padre de este último; el empresario José Manuel Salán; Pablo Cachero, industrial cárnico de Pola de Laviana; y Rubén Pintor, de Setrali. Con todos ellos, Jorge Suárez y Jorge Rey, de Montenevado -empresa que comercializa los ‘mangalica’- y Fidel, que además de cortador de jamón es su delegado para la zona norte.
Existe la posibilidad de votar un nombre para el ejemplar que hace las veces de mascota y de entrar en un sorteo de regalos. Una vez decidido, el bautismo se hará con sidra en el llagar de Colloto.

Hungría trata de potenciar el consumo y la producción de jamón de calidad

Budapest, 9 may (EFE).- Los productores de jamón de Hungría celebraron hoy un encuentro en Budapest con expertos de varios países, ente ellos de España, para potenciar el consumo y la elaboración de piezas de la mayor calidad.
Unos 130 productores húngaros participaron en la conferencia “El mundo del jamón, los jamones del mundo”, donde, entre otros asuntos, trataron de la conservación de la especie autóctona “mangalica”, considerado un cerdo que, criado de la forma adecuada, se equipara al ibérico.
La organizadora de evento, Orsolya Madary, explicó a Efe que en Hungría se están haciendo esfuerzos para fomentar este sector y que el gobierno ha elaborado una estrategia especial, que también se centra en el programa de “conservación genética del ‘mangalica'”.
En Hungría antes de la Segunda Guerra Mundial se elaboraban jamones de buena calidad, lo que con el régimen comunista desapareció, mientras que los productos de hoy son considerados “demasiado salados”, recordó Madary.
Actualmente los embutido suponen el 95 por ciento del consumo total de carnes elaboradas en el país centroeuropeo.
Por esas razones, el evento organizado por la revista “Magyar Konyha” (Cocina Húngara) se centró en la conservación de la especie “mangalica” y se discutieron las posibilidades de la introducción de nuevas tecnologías de producción de jamón en Hungría, estudiando experiencias extranjeras como la española, italiana y eslovena.
Alejandro Olmos, director de investigación, desarrollo e innovación de la empresa española Monte Nevado, explicó a Efe que, junto con otros especialistas de Italia y Eslovenia, compartió sus experiencias con los productores magiares que “están intentando potenciar en Hungría que se vuelva a comer y fabricar jamón de calidad”.
“Están buscando un jamón característico húngaro”, añadió Olmos, cuya empresa en los años 90 rescató el cerdo magiar “mangalica” que estaba a punto de la extinción y que ahora es uno de los “productos estrella” de Monte Nevado en el mercado español.
En este sentido, Olmos subrayó que el jamón “mangalica” que comercializan en España es de “mucha calidad y equiparable al ibérico”, aunque “no al de bellota”. EFE
Vía hoy.es

El cerdo-oveja llega a Vigo, una singular especie porcina

El mesón Soutomaior, en la calle Manuel Núñez, fue ayer escenario de una curiosa presentación en sociedad: la de una especie de cerdo desconocida hasta ahora en España que tiene como principal característica estar cubierto de lana, como una oveja.

El cerdo lanudo que llega.

El cerdo lanudo que llega.

Este singular miembro de la familia porcina es al parecer oriundo de Hungría, aunque también se ha criado en otras partes de Europa, en general zonas frías. Ahora llega a España, a través de una empresa radicada en Castilla y León que ha decidido criarlos y que trata de vender su producto en el resto del país.

Según explicó Araújo durante la presentación, se trata de un animal muy similar al cerdo ibérico en sus características ‘hasta el punto de que en una cata resulta muy difícil diferencia la carne de uno y la de otro’.

Hizo de introductor en Galicia el periodista Pepe Cadavedo, especialista en gastronomía, quien alabó las condiciones de este extraño animal.

Vía atlantico.net

 

Matanza solidaria con sabor húngaro

Unicef recaudó 2.140 euros en la subasta organizada por Monte Nevado.
F.Descalzo – Carbonero el Mayor

Numerosas personas se acercaron a la matanza solidaria en la que se pudieron degustar productos de la marca Monte Nevado y conocer de cerca los cerdos de la raza Mangalica. / Kamarero

La generosidad que siempre caracteriza a las matanzas domésticas, se vio ayer multiplicada en Carbonero, donde se celebró una jornada gastronómica con fines benéficos a favor de Unicef y que organizó la empresa Monte Nevado.
Carmeta Barios, presidenta de Unicef -Segovia, presidió el acto y agradeció la colaboración de los participantes. Durante la mañana se subastaron, con gran éxito, dos jamones, dos paletas, dos lomos, cinco chorizos y cinco salchichones, todos curados. Cada jamón se adjudicó por 200 euros y cada paleta del animal por 110 euros. Todas las piezas eran de la marca Monte Nevado y en todas se duplicó el valor de salida gracias a la sana competencia que se produjo durante la puja, según recordó la presidenta de Unicef.
A lo recaudado hay que sumar otros 300 euros que se recolectaron a través de una hucha solidaria. Así se recaudaron 2.140 euros. El acto estuvo conducido por la periodista y experta gastronómica, Concha Crespo; que estuvo acompañada por José María González de la Fuente, de la empresa Monte Nevado, y que agradeció la acogida que tuvo la convocatoria. Igualmente se sumó a la iniciativa la alcaldesa de Carbonero el Mayor, María Ángeles García, que se llevó uno de lo cinco salchichones subastados.
La cita gastronómica y solidaria reunió a numerosas personas que se acercaron a disfrutar de la fiesta de la matanza del cerdo, donde se sacrificó un animal de 186 kilogramos de la raza Mangalica, autóctona de Hungría, especie que fue salvada de su extinción por la empresa segoviana.

Exhibición

Junto a las instalaciones del restaurante El Riscal se desarrolló la ceremonia, donde participaron expertos procedentes del restaurante Virrey Palafox, de El Burgo de Osma, en la provincia de Soria, afamado establecimiento que ha sabido impulsar el carácter festivo de las matanzas con sus jornadas anuales. Su propietario, Gil Martínez Soto, guarda relación directa con Carbonero desde hace 38 años de la mano de su esposa María Teresa Antón Pastor.
A la vez que se desarrollaba la matanza, un portavoz del Virrey Palafox ofrecía una didáctica explicación para el público sobre el origen de las matanzas del cerdo en los lugares públicos. A la vez los asistentes pudieron degustar productos del cerdo servidos por el restaurante. Además conocieron algunas bebidas y productos típicos de Hungría, como el vino caliente o el ‘pálinka’, un conocido orujo.
En las proximidades de la zona se mantuvieron expuestos otros cuatro ejemplares de cerdos Mangalica que fueron traídos desde Hungría hace dos años para poder ser conocidos por los carbonerenses, y que llamaron la atención de todos los asistentes. Se trataba de animales representativos de los tres colores que caracterizan a la raza: rubio, rojo y golondrino (espalda negra y pecho blanco).

Presente y Futuro

Uno de los asistentes que más valoró la matanza y la labor de Monte Nevado fue el húngaro Péter Tóth, director de la empresa ‘Olmos és Toth Kft.’ dedicada a la producción de cerdos Mangalica en aquel país, y que cuenta con 25 trabajadores. Allí disponen de tres granjas con 700 hembras y una producción de 6.000 cerdos anuales más otros 14.000 de ganaderos de la zona que han comenzado a valorar la importancia de la raza autóctona.
Péter Tóth hizo hincapié en lo agradecidos que están en Hungría a la familia Olmos, propietaria de la empresa Monte Nevado. El comunismo que había imperado hasta el presente siglo, había dejado abandonada la raza Mangalica por su rusticidad, su producción grasa y porque hasta entonces sólo se buscaba carne de muy bajo coste productivo. “Hoy los españoles que vayan a Hungría pueden contemplar en el Parlamento el libro que contiene una dedicatoria especial a la familia Olmos”, explicó. “Y gracias a ellos nosotros comemos un tesoro nacional, que está protegido y que representa alta calidad”, añadió el representante húngaro.
Además, el jamón de cerdo Mangalica que Monte Nevado comercializa desde hace más de 20 años, es ya una realidad en muchos lugares del mundo. Alrededor de 200 restaurantes de Japón, algunos de ellos con estrellas Michelín trabajan con enorme éxito con estos jamones húngaros que son una realidad también en países como -Francia y Alemania.
La empresa segoviana, fundada en 1898, elabora y comercializa los productos Monte Nevado. Desde sus inicios se ha dedicado a la elaboración de un jamón de lenta y larga curación, sinónimo de calidad, convirtiéndose así en la referencia como empresa de confianza de todos los profesionales y consumidores.

Vía ElAdelantado.com

Matanza con regusto benéfico

Monte Nevado organiza una degustación y una subasta de productos curados Mangalica a favor de Unicef
18.02.12 – 16:44 – EL NORTE | SEGOVIA

La primera edición de la Matanza Benéfica del Cerdo Mangalica, organizada por la empresa segoviana Monte Nevado, ha resultado todo un éxito. Así lo han elogiado los promotores de esta iniciativa en la que el buen yantar, la mejor compañía de comensales y el arraigo de la tradición popular han estado aderezados con un loable ingrediente solidario que ha enriquecido aún más la experiencia. El evento ha tenido lugar, en la invernal pero soleada mañana de hoy, en la localidad de Carbonero el Mayor, donde tiene su sede la empresa fundada y dirigida por la familia Olmos. Después del ritual del sacrificio del cuto ha tenido lugar una suculenta degustación de embutidos y productos chacineros elaborados a partir de los secretos curados de esta peculiar raza de gorrinos, seña de identidad y bandera de la excelencia alimentaria de la casa segoviana.

Con posterioridad al ceremonial del despiece del animal ha tenido lugar la subasta benéfica. Los fondos recaudados serán destinados a la delegación provincial de Unicef en Segovia con el objetivo de ayudar al desarrollo de los proyectos que lleva a cabo la organización en pos de la lucha contra la desnutrición infantil. Toda una buena causa y mejor excusa para conocer y deleitarse con las exquisiteces que ofrece Monte Nevado.
Precisamente la presidenta de Unicef en Segovia, Carmeta Barrios, además de agradecer la experiencia promovida por parte de la empresa familiar, ha hecho un llamamiento a la justicia social, y no tanto a la caridad. Los maestros de ceremonias de este festín solidario han sido la periodista gastronómica Concha Crespo y los miembros de la propia familia Olmos, quienes han actuado de anfitriones a una nutrida representación de comensales llegados de distintos puntos de Segovia y Madrid.
Los promotores de la idea y los beneficiarios de la recaudación obtenida con la puja han terminado más que colmados y saciados con la formidable acogida que ha tenido la iniciativa. Se han subastado dos jamones de la apreciada raza Mangalica que han duplicado su precio de salida, que era de 100 euros, una vez adjudicados a los mejores postores. Uno de ellos se lo ha llevado el prestigioso empresario madrileño Luis Pacheco, toda una autoridad en el selecto universo de los gourmets y propietario una de las tiendas de referencia eminente dentro este elitista grupo dedicado a la comercialización de delicatessen para los sentidos y el paladar como es Gold Gourmet, sita en pleno barrio de Salamanca de la capital de España, adonde ha ido a parar el primero de los jamones subastados.
Las dos paletas curadas con la materia prima del cerdo Mangalica que han entrado también en el lote de la puja, cada una con un importe de salida de 50 euros, también han doblado su precio; lo mismo que ha ocurrido con los dos lomos y cinco chorizos incluidos en la subasta benéfica, que partían con un precio de 50 y 20 euros por pieza, respectivamente. La alcaldesa de Carbonero el Mayor, María Ángeles García, también ha apostado fuerte en la puja solidaria, ha puesto su granito de arena y se ha ganado uno de lo cinco salchichones que completaban el lote de productos subastados por Monte Nevado. Al final, más de 2.100 euros de los que Unicef sabrá sacar provecho, lo mismo que lleva haciendo desde hace más de veinte años Monte Nevado a sus cerdos Mangalica.

Unicef obtiene 1.700 euros en la matanza solidaria de un cerdo Mangalica

La empresa Montenevado ofreció una degustación y una subasta de productos de la raza húngara
F. D. – Carbonero el Mayor | 18/02/2012

Los cerdos Mangalica fueron expuestos durante la matanza solidaria. / KAMARERO

La matanza solidaria organizada por la empresa segoviana Monte Nevado, con sede en Carbonero el Mayor, permitió una recaudación de 1.700 euros que se destinarán a Unicef, con la que la empresa chacinera viene colaborando hace años.
La cita gastronómica y solidaria reunió a numerosas personas que se acercaron a participar en la fiesta de la matanza del cerdo, donde se sacrificó un animal de 180 kilogramos de la raza Mangalica, autóctona de Hungría y que fue salvada de su extinción por la empresa segoviana.
Junto a las instalaciones del restaurante El Riscal se desarrolló la matanza, donde participaron expertos procedentes del restaurante Virrey Palafox, de El Burgo de Osma (Soria), cuyos propietarios tienen relaciones familiares con Carbonero el Mayor.
A la vez que tuvo lugar la matanza, los asistentes pudieron degustar productos del cerdo servidos por el restaurante. Además conocieron algunas bebidas y productos típicos de Hungría.

Vía ElAdelantado.com